Uno de los elementos más importantes que se utilizan en el diseño web son las imágenes pues su atractivo visual permite ofrecer un mejor aspecto visual, aportar más información sobre los productos de un eCommerce, facilitar la comprensión de contenido y mejorar el posicionamiento SEO.

Es importante seleccionar el formato de imágenes apropiado a la hora de añadir fotos a un sitio web, ya que de esta decisión depende el tamaño y la calidad de las imágenes. Apostar por un formato comprimido con la menor pérdida de calidad es la mejor opción para utilizar imágenes en una página web, blog o tienda online.

Cuáles son los mejores formatos de imagen para una web

En el diseño web es habitual utilizar una serie de formatos de imágenes concretos. Esto es así debido a la necesidad de ofrecer imágenes con la mayor calidad posible, reduciendo el tamaño de los archivos al máximo para así no ralentizar la velocidad de carga web.

Los mejores formatos de imágenes para utilizar en un sitio web en la actualidad son:

Formato JPG

El formato jpg es uno de los más populares en el diseño web pues es capaz de comprimir una imagen reduciendo su peso hasta en 10 veces, aunque eso sí, a cambio de una pérdida de calidad. A mayor compresión de la imagen en jpg mayor será la pérdida de calidad.

Lo habitual es no realizar compresiones que reduzcan la calidad en más de un 70% ya que en ese rango es donde mejor relación calidad disminución de tamaño aporta.

Formato GIF

Cuando hablamos del formato gif lo hacemos de uno de los más populares al comienzo de internet, donde era común que la mayoría de imágenes de la web estuviesen en este formato.

Este formato permite utilizar imágenes de poco tamaño, capa transparencia y la posibilidad de incluir animaciones. Por contra, su limitación a sólo 256 colores no la hacen recomendable cuando se quieren mostrar imágenes con un alto nivel de calidad. Por ejemplo, para subir fotografías a una web no es nada recomendado el uso del formato gif por la gran pérdida de calidad ante la falta de colores. Sin embargo, para mandar pequeñas animaciones o memes es el formato ideal, volviendo a ser muy popular hoy en día por este motivo.

Formato PNG

Al formato png también se le conoce como formato de imagen sin pérdida y es uno de los más utilizados actualmente en el diseño web. Entre sus características se encuentra un alto grado de compresión, una pérdida mínima de calidad y la posibilidad de trabajar con transparencia.

Iconos, banners, fondos de páginas web y logotipos son algunos de los principales usos de este tipo de formatos.

Formato WEBP

Este formato creado por la propia Google es el más reciente de todo y tiene como objetivo responder a la demanda actual del uso de imágenes en la web. Se trata de un formato de imagen con un alto nivel de compresión que permite reducir de forma notable el peso de una imagen, sin tener que sacrificar un alto nivel de calidad. Además, permite mostrar animaciones y trabajar con capa de transparencia.

Como punto negativo se encuentra la compatibilidad de con los distintos navegadores web, que aún no es del 100%.

Por qué es importante el tamaño de una imagen para una web

Uno de los principales motivos por el que es necesario seleccionar el tipo de imagen apropiado para una web tiene relación con la WPO (Web Performance Optimizations), es decir, la optimización de un sitio web para que cargue en el menor tiempo posible y ofrezca la mejor experiencia de usuario.

Google premia con mejores posiciones en sus páginas de resultados aquellas páginas que tengan un tiempo de carga web rápida, y las imágenes son el principal elemento que ralentiza una web (aunque existen otros como una mala selección del hosting, el uso de exceso de plugins o una mala optimización del código de la web).

Cómo mejorar imágenes para adaptarlas a una página web

Optimizar las imágenes de una página web o eCommerce es una buena forma de acelerar su velocidad de carga de forma considerable y conseguir que Google la posicione en mejor lugar en su ranking.

  • No utilizar imágenes de gran tamaño. Es importante evitar el uso de imágenes que ocupen muchos bytes, como por ejemplo fotos de 3 megas o más.
  • Seleccionar un formato adecuado de imagen como png, jpg o Webp.
  • Reducir la resolución de las imágenes para así disminuir su tamaño.
  • Solo utilizar las imágenes que sean necesarias para no sobrecargar el sitio.
  • Utilizar miniaturas para precargar las imágenes antes de mostrarlas al usuario.
  • Utilizar herramientas de optimización de imágenes para poder tratarlas y mejorar su velocidad de carga (como por ejemplo Photoshop, con el que se puede cambiar la resolución de la imagen, su profundidad de color, o el formato de imagen).
  • Apostar por plugins para optimizar imágenes dentro de una web desarrollada con WordPress, WooCommerce, PrestaShop, Magento o cualquier otro CMS que se utilice para su diseño.

 

Entre los formatos de imágenes para la web que comentamos anteriormente podrás elegir aquel que mejor se adapte a tu proyecto. La velocidad web debe ser uno de los objetivos que debes alcanzar en tu sitio web por lo que la optimización de imágenes y la selección de los formatos adecuados son fundamentales.

Una página que cargue de forma rápida reducirá el número de usuarios que la abandonan sin interactuar con su contenido (tasa de rebote), mejorará su posición en Google, y ofrecerña una mejor experiencia a los usuarios que naveguen por ella.